REFRIGERACIÓN / ALMACENES DE FRUTA Y VERDURA

Dallmayr Delicatessen

Dallmayr, la quintaesencia de las especialidades de café de alta calidad: de primera categoría y una de las marcas de café más conocidas de Alemania. La era de los granos tostados empezó en la sede central de Múnich en 1933. Como la empresa líder de exquisiteces en Europa, ya cuenta con 230 años de tradición como proveedor de 15 casas reales.

La sede de la empresa en la calle Dienerstrasse, en el corazón de la capital bávara, alberga el refinado universo de los alimentos selectos, incluido un restaurante gurmé de primera categoría: los mostradores de servicio bien refrigerados de la planta baja ofrecen las mejores especialidades de pescado, queso, embutidos, carne y vinos de todo el mundo. Alrededor de tres millones de clientes acuden a este aclamado negocio cada año. La tecnología de refrigeración instalada tenía ya unos años y ahora se ha sustituido por un sistema de refrigeración de CO2 transcrítico con 16 evaporadores Kelvion de la marca Küba. 

“Todas las aplicaciones son estándar porque aquí solo se almacenan productos envasados para las necesidades diarias. El desafío en términos de tecnología de refrigeración era, más bien, conectar unos 80 mostradores refrigerados en la zona de venta, así como una sala de servicio al sistema de refrigeración centralizado”, comenta el ingeniero de refrigeración, aire acondicionado y técnico de sistemas Christian Kraus de K.E.D. Kälte- und Klimatechnik GmbH, que instaló aero enfriadores estándar Küba SPB de Kelvion con presiones de operación de hasta 60 bar. “Kelvion es el líder tecnológico del mercado con la marca de productos Küba. Los aero enfriadores son increíbles, con una calidad excelente y total fiabilidad”, destaca Kraus y, además, enfatiza: “En última instancia, sabes que funcionarán perfectamente. Puedes confiar en ello”.

La promesa de calidad es un aspecto importante, pero la elección del refrigerante fue lo que determinó la decisión de los responsables de Dallmayr de instalar el sistema de refrigeración previsto por K.E.D. “CO2 es el único refrigerante respetuoso con el medio ambiente con un valor del potencial de calentamiento atmosférico (GWP) de 1. El aspecto medioambiental era muy importante para Dallmayr”, apunta Kraus, quien tendió un total de 1,7 kilómetros de tuberías nuevas para conectar todos los mostradores refrigerados en las instalaciones. El contratista Schweizer-Ladenbau sustituyó poco a poco los mostradores refrigerados y después los conectó a la nueva planta de refrigeración. Esto permitió realizar el trabajo sobre la marcha sin tener que limitar las ventas del negocio de las delicatesen ni un solo día.

La antigua planta de refrigeración funcionaba con los refrigerantes R134 y R404A en el segmento de congelación. “Esto ya no podía considerarse por motivos ecológicos. La inversión necesaria para una instalación con CO2 es mucho mayor, por supuesto. No obstante, esto debe verse en términos relativos, ya que el precio de los refrigerantes se disparará en el futuro. Con el CO2, iremos sobre seguro durante los próximos 20 años. La única alternativa respetuosa con el medio ambiente hubiese sido una instalación con gas propano. Pero como la ubicación se encuentra dentro de la ciudad, no podía contemplarse esta posibilidad”, afirma Kraus. Algunos de los aero enfriadores estándar están equipados con descongelación eléctrica y otros con descongelación por aire fuera del ciclo. La carcasa está totalmente sellada. No se utilizan depósitos de deshielo abatibles. Incluso el aero enfriador de la sala de servicio es un modelo SPB estándar de Kelvion, pero está equipado con un calentador de tubos aletados para que se pueda regular la humedad. 

K.E.D. instaló la nueva planta de refrigeración en solo once semanas, a pesar de tener que luchar por cada centímetro. “El espacio es el único bien escaso en la sede de Dallmayr. Así que tuvimos que asegurarnos de que las tuberías estuvieran bien colocadas y de que hubiera suficiente espacio para el sistema de refrigeración en el sótano junto a la instalación antigua hasta que se pudiese desmontar la tecnología anterior”, explica Kraus. El condensador se instaló en una terraza de la primera planta.

Los orígenes de Dallmayr se remontan al año 1700. En 2015, el grupo facturó alrededor de 900 millones de euros. Está dividido en cuatro divisiones diferentes con unos 3 900 empleados en todo el mundo; 350 de ellos trabajan en la sede central de la empresa. Dallmayr es toda una institución en Baviera. “Así que estábamos, por supuesto, encantados de conseguir el contrato. Especialmente porque mi padre ya había fantaseado con una planta de refrigeración para la sede hace unos 30 años pero no tuvo la oportunidad de implantarla”, comenta Christian Kraus.

Los clientes de K.E.D. Kälte- und Klimatechnik GmbH, con sede en Bischofsmais, incluye principalmente grandes cadenas de tiendas como Penny y Rewe, así como carnicerías, panaderías, restaurantes y la industria farmacéutica. La empresa se fundó en 2005 y ha experimentado un crecimiento constante desde entonces. Solo en los primeros cinco años, las ventas se duplicaron hasta alcanzar los 10 millones de euros. Ahora cuenta con 80 empleados, incluidos 18 ingenieros de servicio externo y 4 ingenieros de refrigeración para desarrollar sistemas de refrigeración personalizados e individuales.

"Los aero enfriadores son increíbles, con una calidad excelente y total fiabilidad".

Christian Kraus, K.E.D. Kälte- und Klimatechnik GmbH

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle una mejor experiencia en nuestra web. Al visitar www.kelvion.com, acepta el uso de cookies.