Energía / Centrales eléctricas de combustibles fósiles

Niedermeier Bayern BHKW GmbH

Baviera tiene el mayor número de plantas de biogás de toda Alemania. La cuota de energía ecológica de las centrales eléctricas de Haag en la Alta Baviera se sitúa en torno al 20 %, lo que supone casi el doble de la media nacional alemana. Los agricultores de esta región han estado convirtiendo materias primas renovables en gas desde mediados de la década de 1990 y generando energía a partir de maíz, residuos de mataderos o estiércol líquido utilizando centrales térmicas de ciclo combinado en la propia explotación. Un producto residual del proceso de generación de electricidad es el calor. Mediante potentes intercambiadores de calor de placas, esta energía térmica se puede utilizar para calentar viviendas y edificios de producción en las proximidades.

Kelvion References Power Plant

Uno de los pioneros en utilizar estas centrales térmicas de ciclo combinado fue Niedermeier Bayern BHKW GmbH en Wasentegernbach/Dorfen, en el distrito de Erding. Esta empresa familiar se dedica desde 1921 a la producción de energía renovable y la calidad fiable de todos los componentes de sus instalaciones siempre ha sido un factor fundamental. Cada año, este equipo de 10 personas construye 20 centrales térmicas de ciclo combinado: sistemas de biogás y aceites vegetales con una potencia de entre 100 y 1000 kW. Sus clientes están cada vez más interesados en el aprovechamiento térmico del calor residual. Bayern BHKW utiliza intercambiadores de calor de placas de alto rendimiento de Kelvion para garantizar el uso óptimo de la energía térmica. "Solo instalamos intercambiadores de calor de placas fabricados por Kelvion. La calidad es excelente y tienen una relación calidad-precio es óptima. Pero para nosotros es incluso más importante el servicio y los plazos de entrega cortos. Y Kelvion puede ofrecer todo eso. Además, los intercambiadores de calor de placas son muy compactos en altura a pesar de su enorme eficiencia. Esto nos permite un cierto grado de flexibilidad a la hora de instalar una central térmica de ciclo combinado donde el espacio es muy importante", dice Max Niedermeier, director gerente de Bayern BHKW. "Una planta de biogás no es otra cosa que una vaca gigantesca", afirma Alexander Niedermeier, responsable de los procesos de producción. En la parte delantera, por ejemplo, se introduce el maíz como una materia prima renovable de alto valor energético que fermenta y genera energía en los fermentadores donde se añade estiércol líquido. Y lo que sale por el otro lado se utiliza como fertilizante en los campos para la siguiente cosecha. Un ciclo económico y ecológico. Se puede ganar un buen dinero durante años con este tipo de protección medioambiental. Gracias a las subvenciones y al precio legalmente garantizado que se paga por la energía suministrada a la red establecido en la Ley alemana de energías renovables (EEG).

Y aunque el distrito de Erding es un lugar idílico donde Baviera sigue siendo típicamente bávara, estos agricultores de biogás alemanes no son idealistas, sino profesionales que se dedican a este negocio por consideraciones económicas. Una planta de biogás debe garantizar un beneficio para que los agricultores inviertan en ella. Por cada kW instalado (eléctrico), una planta de biogás cuesta hasta 4000 euros, según la inversión del agricultor. El tamaño de planta más popular en Baviera es de unos 200 kW eléctricos. La electricidad se alimenta a la red pública y las empresas de generación de energía reembolsan esta bioenergía con hasta 17,5 céntimos por kW de acuerdo con la Ley de energías renovables. La inversión se amortiza generalmente después de siete u ocho años. Al menos esto era cierto hasta 2006. Pero entonces los precios de las materias primas se dispararon.

Kelvion References Power BHKW
Kelvion References Power BHKW

La oferta y la demanda en el mercado mundial provocaron una espiral alcista de los precios. Los legisladores reaccionaron con una enmienda a la Ley de energías renovables para aumentar el precio garantizado pagado por la electricidad a 21,67 céntimos por kW/eléctrico. El objetivo de la ley es conseguir que la energía térmica y eléctrica en cogeneración tenga la mejor eficiencia global posible. Se pagan 3 céntimos más por cada kilovatio térmico utilizado de manera sensata. Se espera que la ley entre en vigor a principios del 2009. La realidad geoestructural en la Alta Baviera hace que sea casi imposible el uso eficiente de la energía térmica. Todo son granjas aisladas y nada más que campo alrededor. Es por eso que una gran parte del calor se desechaba como aire residual. Sin embargo, el objetivo es utilizar el calor, por ejemplo, estableciendo redes de calefacción urbanas y locales. De ello depende el futuro de las centrales térmicas de ciclo combinado.

El granjero introduce el maíz a través de una tolva en el fermentador, una especie de cuba de estiércol líquido cerrada, donde la pulpa se descompone bajo la influencia de cepas bacterianas naturales y muy delicadas. Durante este proceso se libera gas metano. El gas fluye a través de un secador de gas instalado en la parte inferior del fermentador, se desulfuriza y termina en la cámara de combustión de un potente motor MAN. "Nuestra unidad de accionamiento preferida" dice Alexander Niedermeier. El agua de refrigeración del motor calentada a 85 °C se bombea a contracorriente a través del intercambiador de calor de placas VT 10 CDH-10 de Kelvion. El agua industrial fría fluye por el otro lado del intercambiador de calor de placas. A medida que fluye a través de las placas, el agua industrial adopta la temperatura y, a la vez, enfría el agua de proceso. Calentada de este modo, el agua industrial vuelve al circuito de agua de calefacción. El área de la superficie del intercambiador de calor de 59 placas es de 6,56 m² y genera una potencia térmica de 185 kW. Este proceso de intercambio de calor es totalmente necesario para enfriar el motor constantemente. Si el calor no se disipa, la unidad se sobrecalentaría y se destruiría. El granjero Anton Obermeier, cuya familia ha sido una de las pioneras en materia de biogás desde 1995, dispone en su granja de una planta de 125 kW de Bayern BHKW. El 100 % de la electricidad se alimenta a la red pública y el granjero recupera 15 de 20 kW "para satisfacer la demanda de todo el complejo agrícola", dice el señor Obermeier. Solo puede utilizar un 30 por ciento del calor para mantener la casa y la granja a una temperatura agradable y para mantener el fermentador a una temperatura constante de 40 °C, la ideal para el proceso de fermentación. El sistema actualizado del señor Obermeier funciona sin problemas desde finales de 2006. Durante este periodo, la unidad ha generado 1 277 055 kW de electricidad.

Póngase en contacto con nosotros

Kelvion Holding GmbHPlease feel free to send us your questions!
Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle una mejor experiencia en nuestra web. Al visitar www.kelvion.com, acepta el uso de cookies.